NO SE MATAN RATONES.

Apataki de ÈJÌOGBE MÉJÌ

ACONTECIO UNA VEZ, QUE SE ANUNCIO EL NACIMIENTO DE OBATALA Y EL REY DE AQUELLA TIERRA MANDO A LOS SOLDADOS A MATAR A LOS PADRES DE ESTE.
ESHU, QUE SABIA LA DECISION DEL MONARCA, FUE Y LES AVISO A LOS PADRES DEL NIÑO Y LOS MANDO A IR PARA QUE SALVARAN A LA CRIATURA.

NACIO EL NIÑO Y EL REY HIZO LA MAS TENAZ PERSECUCION DE LOS PADRES DE OBATALA, VIENDOSE ESTOS OBLIGADOS A ABANDONAR AL NIÑO. EL NIÑO CONTINUO CRECIENDO Y OBLIGADO SIEMPRE A ESTAR HUYENDO; Y UN DIA, EN QUE LOS SOLDADOS DEL REY LO TENIAN RODEADO, OBATALA SE VIO CASI PERDIDO, PERO ALLI HABIA UNA GRAN CEIBA DONDE LOS RATONES TENIAN SUS CASAS Y AL VER A OBATALA EN SEMEJANTE TRANCE LE DIJERON: OIGA, VENGA ACA, METASE AQUI, Y OBATALA SE ESCONDIO ALLI.
ENTONCES LAS RATAS SALIAN TODOS LOS DIAS POR LA MAÑANA Y LE LLEVABAN PAN, QUESO, ETC, HASTA QUE AL CABO DE LOS 16 DIAS PASO EL PELIGRO Y OBATALA PUDO SALIR DE ALLI. ENTONCES OBATALA ECHO LA BENDICION AL EKUTE (RATON) DICIENDOLE:

MIENTRAS EL MUNDO SEA MUNDO, A TI NO TE FALTARA CASA NI COMIDA. TO IBAN ESHU.

NOTA: LOS DESCENDIENTES O HIJOS DE BABA EJIOGBE NO MATAN RATONES, NI LE PONEN TRAMPAS.